El aula fue un estudio de grabación: memoria y tecnología

Viernes 18, día de la escarapela, lluvia desde temprano y un programa estipulado que pensamos llevar adelante: grabar, grabar a todos aquellos invitados previstos. Iniciar el proceso de recolección audiovisual de la memoria colectiva, para que, entre celumetrajes y cafés, quede un registro de lo que hizo de la 227, la escuela que es hoy.

Los invitados habían recibido ya su carta “tradicional” y tenían como consigna presentarse durante la mañana con una foto para responder algunas preguntas sobre el año de egreso, sobre sus compañeros y docentes, sobre su experiencia de paso por la institución, sobre sus anécdotas. Y así lo hicieron. Y si bien no teníamos una “agenda”, increíblemente ni bien terminamos con un abuelo, llegó otro invitado y así, de repente, la mañana fue una jornada de preguntas, respuestas y de conversaciones intergeneracionales que dio cuenta cómo, interrumpir el salón, es siempre más productivo, que dejarlo ordenadito…

Más de lo que vivimos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: